domingo, marzo 04, 2007

Yo señor, no señor, ¿el gran bonete?


Este tiempo he estado pensando en esto de lo que hacemos o no hacemos, que de última es a fin de cuentas un hacer el NO hacer. Terminé en el tema de que se culpa al destino de las cosas que se hacen o por otro (bando al que me sumo), los que estoicamente nos hacemos cargo de nuestras acciones reconociendo que lo hacemos por esto del libre albedrío... y vengo y encuentro esta frase de un tal Gilbert Keith Chesterton que se la re banca y nos cachetea con su comentario:


"Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción."


Y ahí me deja el muy pícaro Gilbert con este embrollo pensando al filo de una navaja...destino-albedrío, albedrío-destino. Como de costumbre elucubro una pregunta: ¿es una contradicción?Por un lado tenemos esta concepción lóbrega de destino trazado... haga lo que haga de última es mi destino... que se le va a hacer. Esto hasta puede llegar a darnos un autocompasivo respiro frente a la responsabilidad de los hechos: "... es el destino que me tocó... ¿tengo yo la culpa?".


Uhm esto no me cierra. Entonces se nos planta el libre albedrío...o no sé cuán libre, pero se nos planta el albedrío al fin y nos quedamos con la boca abierta, porque nos grita que podemos hacer lo que queramos, que podemos elegir, que no hay nada trazado de ante mano...que se hace camino al andar!Epa! ...pero si bien puedo hacer lo que quiera, no todo lo que hago puede ser que me convenga o le convenga al otro/a, y con esto no puedo decir “... a la miércole el alterego!” ( ALTER EGO = el otro en palabras raras y usables solo en situaciones como éstas). Porque entro en la cuenta de que soy de última, el alterego de otro que es un yo... y YO soy el otro para él. Ups.

En este enredo de pensamientos termino concluyendo que opto por el albedrío y a hacerme cargo de las consecuencias de mis actos, los cuales en un presente y en un futuro generan otros ...” se hace camino al andar...” Y sí, así es que se hace.Pero estoy a la espera de discípulos del Destino y de sus versados comentarios de defensa.Vamos! Que de escuchar se aprende y de aprender se piensa.Lo extraño es que encontré imágenes del destino en la net...pero no de el albedrío. Un desafío tal vez para algún artista, desafío que deja de serlo al realizarse, ya que dónde estaría el albedrío y ha sido retratado?Y bueno...seguiremos preguntando.

Etiquetas: , , ,

5 Comments:

Blogger Jake dice...

Este tiempo he estado pensando en esto de lo que hacemos o no hacemos, que de última es a fin de cuentas un hacer el NO hacer. Terminé en el tema de que se culpa al destino de las cosas que se hacen o por otro (bando al que me sumo),los que estoicamente nos hacemos cargo de nuestras acciones reconociendo que lo hacemos por esto del libre albedrío...y vengo y encuentro esta frase de un tal Gilbert Keith Chesterton que se la re banca y nos cachetea con su comentario:

"Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción."

Y ahí me deja el muy pícaro Gilbert con este embrollo pensando al filo de una navaja...destino-albedrío, albedrío-destino. Como de costumbre elucubro una pregunta: ¿es una contradicción?
Por un lado tenemos esta concepción lóbrega de destino trazado...haga lo que haga de última es mi destino...que se le va a hacer. Esto hasta puede llegar a darnos un autocompasivo respiro frente a la responsabilidad de los hechos:
"...es el destino que me tocó...¿tengo yo la culpa?". Uhm esto no me cierra.
Entonces se nos planta el libre albedrío...o no sé cuán libre, pero se nos planta el albedrío al fin y nos quedamos con la boca abierta, porque nos grita que podemos hacer lo que queramos, que podemos elegir, que no hay nada trazado de ante mano...que se hace camino al andar!
Epa! ...pero si bien puedo hacer lo que quiera, no todo lo que hago puede ser que me convenga o le convenga al otro/a, y con esto no puedo decir
“... a la miércole el alterego!” ( ALTER EGO = el otro en palabras raras y usables solo en situaciones como éstas). Porque entro en la cuenta de que soy de última, el alterego de otro que es un yo...y YO soy el otro para él. Ups.
En este enredo de pensamientos termino concluyendo que opto por el albedrío y a hacerme cargo de las consecuencias de mis actos, los cuales en un presente y en un futuro generan otros ...”se hace camino al andar...” Y sí, así es que se hace.
Pero estoy a la espera de discípulos del Destino y de sus versados comentarios de defensa.Vamos! Que de escuchar se aprende y de aprender se piensa.
Lo extraño es que encontré imágenes del destino en la net...pero no de el albedrío. Un desafío tal vez para algún artista, desafío que deja de serlo al realizarse, ya que dónde estaría el albedrío y ha sido retratado?
Y bueno...seguiremos preguntando.

10:41 a.m.  
Anonymous hernan dice...

Que chica esta????
Que grande esta chica!!!!!

Tu albedrío es poducto de tu libertad y a la vez está destinado.

Guilgert se hace el exquisito, pero ni se acerca ni puede definir en que términos se "califica" al "hombre".

Quedate tranquila, disfrutá el viaje.

10:43 a.m.  
Blogger Ferípula dice...

Auch!!!!!

Me quedo atorada!...Mejor lo charlamos face to face!!!
El Gran Bonete dice que tenés que llegar tempranito y bien planchada tomorrow!!! ;)

Te gusta el Nano?????

Venite antes que saque la musiquita! ;)

12:08 p.m.  
Blogger Ferípula dice...

Qué aconteció aquipi???? Ayer esta entrada era un título insurrecto...y ahora es de la revista Caras...

Me alcanzás el espejito retrovisor?
:P

3:42 p.m.  
Blogger Jake dice...

qué otro adjetivo se te puede ocurrir para mi persona, mi querida Ferípula??
la vida se vive insurrectamente.
JO JO

7:38 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home