viernes, abril 06, 2007

¿Quién se hace cargo?


Se llamaba Carlos Fuentealba(profesor de química) era docente en la provincia de Neuquén que en mapuche significa impetuoso, bravío.Tal vez por el nombre de la tierra, su gente sea así. Estaba junto con sus compañeros para inicar un corte de ruta en reclamo de mejoras salariales y presupuestales entre otras cosas...no eran más de 600, en su mayoría mujeres...no estaban armados.El disparo dio en la cabeza.
Mientras Carlos agonizaba en el hospital, los docentes reclamando frenta a la casa de gobierno de la provincia por este hecho de violencia, nuevamente fueron reprimidos.
El gobernador actual de Neuquén es el sr. Jorge Sobisch...el cual es continuador ideológico de un gobierno familiar y feudalista (si se me permite el uso de la palabra sacada de foco histórico) por las características de la familia Sapag, y ahora la continuación Sobischesca que se corresponden.
El maestro recibió de lleno en la cabeza una granada a una distancia de metro y medio...metáfora dolorosa para ver la posición provincial con respecto a la educación...darle en la cabeza. Un pueblo que no sabe...es un pueblo que se domina fácilmente. Los poderosos lo saben. No solo esto...lo que les cuento lo sé, no solo por haber vivido en aquellos lares, sino porque periodicamente regreso y este último verano estuve ahí...una amiga con mucho dolor me contaba que no hay anestesistas en los hospitales...otro pilar que una gobernación debe cuidar: la salud...y está más que renga! No me voy a meter en más detalles...para muestras, los botones anteriores.
Eso sí, un dato más...este sr. es candidato a la presidencia de la Nación para el año 2008.
Quién quiera oir, que oiga!

LA NOTA EN DIFERENTES DIARIOS DE HOY

Etiquetas: , , ,

10 Comments:

Blogger freeway_flyer dice...

LAMENTABLE QUE EN PLENO SIGLO XXI PASEN ESTAS COSAS, ENTIENDO QUE AHORA MISMO TENDRAS UNA MEZCLA ENTRE RABIA Y TRISTEZA, ES DURO SENTIRSE ASI Y EN REALIDAD NO PODER HACER MUCHO PARA CAMBIAR LA SITUACIÓN.

ESPERO QUE PRONTO SE PASE TU TRISTEZA,
HE VISTO QUE AHORA EN ALGUNOS COMENTARIOS FIRMAS CON UNA "D"
¿POR QUE? SI ME PERMITES LA CURIOSIDAD.
BESOS FF

5:29 p.m.  
Blogger Jake dice...

FF una vez más el primero...
:)
la D es porque es una letra que me gusta.
así es estuve parte de la mañana triste y con bronca...regué las plantas...leí el diario de papel...ese que te pasan por debajo de la puerta los vendedores.
Hice unas tarjetas y nada...solo se fue pasando ese dolor.
pero a seguir!
los poderosos no nos vana a quitar la alegría ni la esperanza.
:)
ahora estoy respondiéndote y escuchando el Mesías de Haendel...
jejeje

5:36 p.m.  
Blogger freeway_flyer dice...

he cambiado la musica de mi blog, la que he puesto ahora se la dedico a los que te ponen triste!!!
un beso de bilbao
FF

5:51 p.m.  
Blogger Ferípula dice...

Querida Maestra: acabo de llegar y leo la cajita...
Ya lloré por este maestro. Ví a su esposa, su mamá...sus alumnos destrozados por el dolor...

Y más cuando veo que se confrontan Maestros y Policías!!!!!!!

La educación y la seguridad están de duelo.
El país está de duelo.
El futuro está de duelo.

Te quiero.

8:25 p.m.  
Blogger Jake dice...

ambos son unos lindos...
J

12:43 a.m.  
Blogger A veces yo dice...

Llegue a tu lugar "casualmente" y quede enormemente conmovida, yo senti un dolor punzante al enterarme, me duele este país, me duele que esta tierra foorjada con esfuerzo se halla convertido en esto que es hoy, me duelen las tierras robadas a los indios para semprar espanto, me duelen los alumnos de Fuentealba y sus hijos y una viuda que no tiene respuestas.
Me duele que esta tierra bendita sea este campo de batalla absurdo, y me duele por mi, por ustedes, los que tienen mas tiempo para recorrer, me duele por mi hijo....
Politicos, fuerzas armadas que desarman hogares y roban almas buenas,no se que mas decir.
Pido perdon por este arrebato, pero me salio asi.
Despertaste en mi una profunda admiracion.
Fuentealba, desde el cielo de los justos lo agradece, nosotros aqui, seguiremos resistiendo.

2:22 p.m.  
Blogger Jake dice...

"Lo sabe un chico de cuatro años, de salita celeste, que ni siquiera sabe hablar correctamente.
Lo sabe un chico de seis años, que ni siquiera sabe escribir.
Lo sabe un chico de doce años, que desconoce todas las materias que le deparará el secundario.
Lo sabe un adolescente de diecisiete años, aunque sea la edad de las confusiones, la edad en la que nada se sabe con certeza.
Lo saben sus padres.
Lo saben sus abuelos.
Lo sabe el tutor o encargado.
Lo saben los que no tienen estudios completos.
Lo sabe el repetidor.
Lo sabe el de mala conducta.
Lo sabe el que falta siempre.
Lo sabe el rateado.
Lo sabe el bochado.
Lo sabe hasta un analfabeto.
No se le pega a un maestro.
No se le puede pegar a un maestro.
A los maestros no se les pega.
Lo sabe un chico de cuatro años, de seis, de doce, de diecisiete, lo saben los repetidores, los de mala conducta, los analfabetos, los bochados, sus padres, sus abuelos, cualquiera lo sabe, pero no lo saben algunos gobernadores.
Son unos burros.
No saben lo más primario.
Lo que saben es matar a un maestro.
Lo que saben es tirarles granadas de gas lacrimógeno.
Lo que saben es golpearlos con un palo.

Lo que saben es dispararles balas de goma.
A los maestros.
A maestros.
Lo que no saben es que se puede discutir con un maestro.
Lo que no saben es que se puede estar en desacuerdo con lo que el maestro dice o hace.
Lo que no saben es que un maestro puede tener razón o no tenerla.

Pero no se le puede pegar a un maestro.

No se le pega a un maestro.

A los maestros no se les pega.

Y no lo saben porque son unos burros.

Y si no lo saben que lo aprendan.

Y si les cuesta aprenderlo que lo aprendan igual.

Y si no lo quieren aprender por las buenas, que lo aprendan por las malas.

Que se vuelvan a sus casas y escriban mil veces en sus cuadernos lo que todo el mundo sabe menos ellos, que lo repitan como loros hasta que se les grabe, se les fije en la cabeza, lo reciten de memoria y no se lo olviden por el resto de su vida; ellos y los que los sucedan, ellos y los demás gobernadores, los de ahora, los del año próximo y los sucesores de los sucesores, que aprendan lo que saben los chicos de cuatro años, de seis, de doce, los adolescentes de diecisiete, los rateados, los bochados, los analfabetos, los repetidores, los padres, los abuelos, los tutores o encargados, con o sin estudios completos:

Que no se le pega a un maestro.

No se le puede pegar a un maestro.

No debo pegarle a un maestro.

A los maestros no se les pega.

Sepan, conozcan, interpreten, subrayen, comprendan, resalten, razonen, interioricen, incorporen, adquieran, retengan este concepto, aunque les cueste porque siempre están distraídos, presten atención y métanselo en la cabeza: los maestros son sagrados."

Por Mex Urtizberea
Para LA NACION

4:29 p.m.  
Anonymous belly dice...

Muy lindo jakie lo que escribiste del maestro, es verdad a un maestro no se le pegaa!! lo último ya que podían hacer!! ya no se puede entender no cabe en la cabeza, no se logra entender!!!!
NO puedo entender que peguen a un maestro, él es aquel que te enseña, pone lo mejor de uno para enseñarle, da todo lo que sabe para que uno logre tener todos esos conocimientos y eso no lo puede quitar la violencia, y el maestro no es sólo maestro es más que eso!!!!, por eso da bronca semejante atrocidad, duele claroo que duele,duele como el dolor de una alumna, porque por más que éste maestro no haya sido mio duele = y mucho porq eso a un maestro no se le hace!!!!!!

10:40 p.m.  
Blogger Patricia dice...

Anoche en la Iglesia del Obispado de Río Gallegos el Obispo Juan Carlos Romanín ofició una misa por el eterno descanso del maestro neuquino Carlos Fuentealba asesinado por fuerzas policiales en una revuelta callejera en Neuquén capital cuando los docentes llevaban adelante un reclamo por mejores salarios.
La nave de la Iglesia estaba totalmente colmada de feligreses, entre ellos muchos docentes que estaban allí para rendirle homenaje al compañero muerto. El Obispo entonces realizó una emotiva homilía cuyo texto OPI lo reproduce textualmente para conocimiento de sus lectores:
“ Hace unos días moría asesinado el profesor de química de Neuquén, CARLOS FUENTEALBA, por eso hoy estamos en la Casa de Dios para elevar nuestras oraciones por su eterno descanso y por el consuelo para su por su familia, sus amigos, sus colegas, su pueblo.
Vamos a pedir también por la justicia, por la vida, por la verdad, y por nuestra paz social.
Sabemos que Dios es un Padre Bueno que nos ha creado a su imagen y semejanza y que nos invita a mirarnos y tratarnos como hermanos.
Este Dios que es amor, que es paz llama a toda la creación a construir esa paz.
Pero sabemos y creemos que la paz es fruto de la justicia, y que peligra cuando al hombre no se le reconoce aquello que le es debido en cuanto hombre. Peligra cuando no se respeta su dignidad y cuando la convivencia no está orientada hacia el bien común. Construir una sociedad que busque y logre el desarrollo integral de las personas y de los pueblos, requiere de manera esencial la defensa y la promoción de los derechos humanos.
Para prevenir violencias y conflictos sociales, es absolutamente necesario crear escenarios de encuentro, de respeto, de diálogo, de responsabilidad social e histórica. Sólo en un dilatado clima de concordia y opción por la justicia, puede madurar una auténtica cultura de paz, donde todos estemos convencidos de que nada justifica la muerte de una sola persona.
La violencia no constituye jamás una respuesta justa. La Iglesia proclama, con la convicción de su fe en Cristo y con la conciencia de su misión, “que la violencia es un mal, que la violencia es inaceptable como solución de los problemas, que la violencia es indigna del hombre. La violencia es una mentira, como dijo Juan Pablo II, porque va contra la verdad de nuestra fe, la verdad de nuestras tradiciones, la verdad de nuestra humanidad. La violencia destruye lo que pretende defender: destruye la dignidad, destruye la vida, destruye la libertad del ser humano.”
Sólo desde el amor y el diálogo sincero se puede buscar el bien común, encontrar el respeto mutuo, el trabajo digno y estable, la justicia social, el buen trato, las palabras cuidadosas, la preocupación por el bien del otro, la rapidez para perdonar, la paciencia y la tolerancia, la serenidad tenaz en las dificultades.
Las dolorosas situaciones que se han vivido en estos últimos tiempos, son un signo de que no estamos bien. Algo anda mal. Hay realidades que todavía exigen respuestas de fondo. Hay soluciones que tardan mucho en llegar. Como hombres y mujeres de fe, tenemos que tener una especial atención al rostro crucificado de Jesús en cada una de las personas que sufren, y hacernos cargo, desde la responsabilidad personal e institucional, de estas heridas sociales que nos lastiman a todos.
Dicen las Sagradas Escrituras: “Yavhé te muestre su rostro y te conceda la paz”.
Pidamos, entonces, a Dios su bendición. Recemos con Jesús la oración que nos hermana, para que “venga a nosotros su Reino”, para que “no nos falte el pan de cada día”, “para que perdone nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”, para que “no nos deje caer en la tentación” de la violencia y de la muerte, y para que “nos libre de todo mal.”
La Santísima Virgen hizo también su experiencia de profundo dolor cuando le entregaron a su Hijo muerto en sus brazos. También supo esperar con entereza la resurrección de su Hijo. Como madre sabe muy bien lo que significa el dolor, el sufrimiento, la muerte, la vida. Que Ella sane nuestras heridas, consuele nuestros corazones, nos regale su paz y le dé a Carlos Fuentealba el eterno descanso.
Que su recuerdo sentido nos anime a decir basta de muerte!. Que así sea.”
Al término de la misa un número importante de concurrentes caminaron con velas encendidas y pasaron junto a la carpa blanca que estaba instalada en Roca y San Martín.
Cabe recordar que en Puerto Deseado el cura Enrique Lapadula y el párroco de Caleta Olivia en su ciudad realizaron su propia liturgia con el mismo objetivo que aquí lo llevó adelante Romanin, por un lado rezar por el descanso del profesor neuquino y por otro hacer eje en la necesidad de que las autoridades abran la posibilidad de un diálogo que abone una perspectiva de resolución a este extenso conflicto que ya entra en su quinta semana. (Agencia OPI Santa Cruz. Agradecimiento a la colega Mirtha Espina por su colaboración)

2:17 p.m.  
Blogger Jake dice...

gracias PAto...gracias pór escribirme...
tan lejos pero tan cerca !!!
abrazos al sur amado...el sur del sur...

12:59 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home